Neuromarketing: cómo el cerebro responde a los estímulos de la publicidad

Neuromarketing: cómo el cerebro responde a los estímulos de la publicidad

Neuromarketing

La agencia de publicidad Ogilvy&Mather ha desarrollado con Ipsos un estudio de neuromarketing que permite saber qué siente el consumidor ante los estímulos de la publicidad.

Dejando fuera la verbalización, que es la manera más directa de llegar al público (una voz, un personaje que se dirige al escuchante o al televidente), Ogilvy&Mather ha desarrollado un estudio de neromarketing con Ipsos enfocado en los estímulos publicitarios. Dicho estudio analiza sólo las reacciones que se producen en los cerebros de los consumidores ante distintos estímulos publicitarios. Otras dos premisas básicas son: el experimento mide respuestas espontáneas y analiza el poder del jingle y de los logotipos, entre otros factores.

El análisis se hizo sobre una muestra representativa de hombres entre 35 y 44 años a partir de distintas técnicas de neurociencia, como Eye-tracking y electroencefalograma, para poder medir las respuestas inconscientes y espontáneas de los participantes a distintas activaciones de su cerebro. 

El estudio demuestra que los primeros segundos del spot son fundamentales para captar la atención visual y auditiva del espectador, y también para activar la zona de su cerebro donde residen las emociones. La publicidad tiene 8 segundos para encontrar el flechazo y por lo tanto hay que enamorar rápido al consumidor. Cuanto más se refuercen los segundos iniciales, más atención y placer se conseguirá generar en el público.

 

Estas son las principales conclusiones:

-El poder del jingle: la música hecha ad hoc multiplica el interés. Midiendo el engagement de un mismo spot de Iberia con diferentes melodías, se observó que cuando la música forma parte de la idea creativa, el espectador genera niveles de vinculación muy superiores a cuando no tiene intención ni mensaje.

-El silencio aumenta la atención: la práctica ha demostrado que la utilización inteligente del silencio es un buen recurso para ganar atención y aumentar la eficacia de una campaña.

-El logo si es simple, mejor: la neurociencia demuestra que nuestro cerebro tiende a la comodidad y a lo rutinario. De ahí que el estudio realizado con logos haya revelado que la atención se concentra en los estímulos más simples, porque son los que resultan más fáciles y rápidos de interpretar.

-Se graba mejor en el cerebro un mensaje único y consistente: la demostración científica también confirma que la mejor manera de consolidar la imagen de una marca es trabajar con consistencia sobre los mismos atributos.

 

 

 

Google experimenta publicidad en forma de cubo

Area 120, el equipo interno de Google encargado de desarrollar nuevas ideas. Está preparando nuevos formatos de publicidad basados en la realidad virtual. El objetivo es ofrecer una alternativa de monetización a los desarrolladores de contenido. Tras varias pruebas, Google está pidiendo feedback a toda la comunidad para que el proyecto evolucione hacia algo tangible.

La cosa empezó investigando cómo integrar un formato de publicidad nativa en un entorno virtual móvil, tratando de evitar que la experiencia fuera desagradable para el usuario o difícil de implementar para los desarrolladores. De esta forma dieron con un formato que consiste en un cubo virtual. El usuario puede interactuar con él fijando la mirada durante unos segundos o tocándolo. Además, se puede cerrar fácilmente en cualquier momento.

 

Neuromarketing: cómo el cerebro responde a los estímulos de la publicidad