Una ‘start-up’ para el Internet de las Cosas en Portugal

Una ‘start-up’ para el Internet de las Cosas en Portugal

Lisboa

Cuando nos fijamos en el espíritu emprendedor de algunas personas en Portugal, resulta realmente notable la manera resiliente de cómo superan las batallas diarias en la búsqueda de soluciones creativas y sostenibles para seguir manteniendo su negocio, pagar las obligaciones y, obviamente, los salarios, pero también invertir y asegurar que se mantengan a la vanguardia tecnológica. Hoy, quiero darles a conocer uno de estos casos.

Llamada SPOTNET, quiere ser “la primera start-up portuguesa operadora en el IoT (Internet of Things)” y “ayudar a construir este ecosistema en Portugal”. La experiencia y la inspiración de SPOTNET provienen de otra compañía de tecnología, que ha demostrado su eficacia en el ámbito de las Tecnologías de la Información (TIC), en Lusolabs. “Aprovechando el ambiente emocionante de Lisboa para el lanzamiento de nuevas soluciones tecnológicas, decidimos que era hora de dar un paso importante y hemos creado una solución para que las start-ups y las ciudades pudiesen tener un proveedor de comunicaciones para el Internet de las Cosas totalmente independiente”, refiere Filipe Lacerda, uno de los fundadores de Lusolabs y que ahora está al frente de Spotnet.

Vivimos en un momento muy importante no sólo en Lisboa, sino en Portugal y en todo el mundo”, añade el también mentor en Startup Lisboa, en referencia al potencial de las nuevas tecnologías de la comunicación, “que permiten una democratización de soluciones y ofertas, el establecimiento de alianzas y el desarrollo de nuevos modelos de negocio”.

El Internet de las Cosas (Internet of Things o IoT) es un concepto ante el que ya no se puede permanecer indiferente. Ya sabemos todos que todavía estamos en el comienzo de una nueva era con millones de dispositivos conectados y que se comunican entre sí, y que pronto serán miles de millones. Para SPOTNET el objetivo es claro: “Queremos impulsar el ecosistema de la IO y operar en las comunicaciones para desarrollar soluciones futuras. Estamos centrados en este área y queremos estar en el mercado, trabajando con protocolo abierto”, añade Lacerda.

Crear una plataforma de comunicación para la IO “no es fácil”, añade, explicando que se trató de un proceso largo, con una enorme cifra de test/prueba de por medio. “Incluso, proporcionamos acceso gratuito a Internet en la Avenida da Liberdade, una de las zonas más concurridas y nobles de Lisboa”, lo que permitió obtener datos que apoyaron la decisión de pasar a una nueva fase, “la etapa donde tendremos la oportunidad de pilotar las ciudades, establecer asociaciones con otros eventos o emprendedores que quieran trabajar en este ámbito de la IoT”, concluye.

Se sabe que también hay “enormes dificultades para evolucionar soluciones en un entorno de start-up”, compitiendo con los proveedores tradicionales que también son conscientes del mercado y establecen nuevos paquetes de ofertas de servicios en estas áreas dedicadas al mundo de los negocios. Sin embargo, asegura que son también la “flexibilidad” y la “velocidad” para desarrollar e implementar proyectos las que marcan la diferencia. En cartera, Filipe Lacerda ya tiene una posible colaboración con la ciudad de Lisboa para demostrar todas las capacidades tecnológicas de su solución en un gran evento. “Nos hemos asegurado de que vamos a participar en los eventos mundiales dedicadas a las smart cities y al IoT, dentro y fuera del país”, revela, prefiriendo por ahora mantener en secreto los detalles acerca de lo que hay. “No sólo es bueno para nuestra compañía, también será una condición liberadora para ciudades y otras empresas”, espeta.

Pero debido a que cada vez hay más interés por las soluciones innovadoras en estas áreas del IoT y del Big Data, la solución SPOTNET puede convertirse en una herramienta con un gran potencial y una buena relación calidad/precio para ayudar a impulsar la economía de las pequeñas ciudades y pueblos no sólo en Portugal, sino en todo el mundo, de forma similar a lo que ya está ocurriendo con otras soluciones nacidos en start-ups y que, entretanto, se agigantarán y se mezclarán, ahora, “en la primera división”.

Es un nuevo mundo que pronto estará accesible a empresarios ingeniosos, creativos y emprendedores nacionales que “sientan el mismo espíritu” de arriesgar todo por una idea, pensarla y ejecutarla. “Pero que nadie piense que ha sido fácil”, dice, citando como principal obstáculo la falta de instituciones públicas dispuestos a trabajar con “pequeños”, y también algunos trámites y requisitos legales que, en otros países, se han resuelto con el fin de agilizar el nacimiento de start-ups y empresas vinculadas a esta nueva y auténtica Economía 4.0.

Una ‘start-up’ para el Internet de las Cosas en Portugal