Palma de Mallorca: destino Smart City

Palma de Mallorca: destino Smart City

La iniciativa Ramon Llull 2030, que engloba a instituciones y sectores económicos de la comunidad balear, plantea soluciones inteligentes para la Palma del futuro

The Times” la situó como la mejor ciudad del mundo para vivir. Pero Palma de Mallorca es además uno de los principales destinos turísticos de nuestro país y una ciudad viva y abierta que camina con fuerza hacia un nuevo modelo de Smart City.

En esta línea, administraciones públicas, instituciones, empresarios y expertos plantean de forma coordinada diferentes soluciones inteligentes para convertir la capital balear en un ciudad innovadora, creativa, captadora de talento y más sostenible.

El principal análisis de esta transformación se realiza en el marco del denominado DUCSI (Distrito Urbano Compacto Sostenible e Inteligente). Este proyecto está promovido por Ramon Llull 2030, un colectivo ciudadano que cuenta con el apoyo de la Universidad de las Islas Baleares, la Cámara de Comercio, el Colegio de Arquitectos, Endesa, la Autoridad Portuaria, el liderazgo del Ayuntamiento de Palma y el soporte del gobierno autonómico.

Se trata de una propuesta estratégica que propone la aplicación de tecnologías inteligentes en las infraestructuras ya existentes en Palma para potenciarlas y hacerlas más eficientes. La iniciativa también plantea dar más visibilidad a zonas como el Corredor de la Ciencia y la Tecnología, donde se ubican el Hospital Son Espases, la Universidad, el Hospital Universitario de referencia, el Parc Bit (centro de atracción del talento innovador y desarrollo de empresas de alto valor añadido) y el IMEDEA (Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados).

La iniciativa propuesta por Ramon Llull 2030, que se alinea con los principales documentos estratégicos del Ayuntamiento, del Govern Balear y del Consell Insular, también apuesta por la incorporación del Port Vell a la actividad socioeconómica de la ciudad y pretende también potenciar el papel del Palacio de Congresos como palanca de un nuevo modelo de economía.

Otras actuaciones incluidas en la propuesta son la rehabilitación del barrio de Nou Llevant (muy especialmente el antiguo patrimonio industrial y su entorno) y la puesta en valor del edificio Gesa, antigua sede central de la compañía eléctrica palmesana y construcción de gran valor arquitectónico.

También se apuesta por la remodelación del tramo del Paseo Marítimo que bordea esta zona para que actúe de elemento integrador de la propuesta.

Se trata de cinco elementos que están situados en una zona urbana frente al Mediterráneo, rodeados de parques y jardines, junto al barrio gótico de Palma y con una buena conexión con el aeropuerto y el Corredor de la Ciencia y la Tecnología.

Con todos estos retos sobre la mesa, Palma se dibuja como una auténtica Smart City que sin duda aportará mejoras en la movilidad, más comodidad a los ciudadanos y una mayor eficiencia energética.

Abriendo miras hacia la sostenibilidad y la soluciones Smart, la capital balear se proyecta como ciudad inteligente e integradora que quiere aprovechar su potencial urbanístico y su enorme atractivo turístico para asegurarse un futuro acorde a las nuevas necesidades socioeconómicas y ambientales de un mundo global.

Ahora la capital de Baleares se enfrenta a un nuevo horizonte enmarcado en el fascinante mundo de las Smart City. Una transformación que sin duda beneficiará a toda la comunidad.

Palma de Mallorca: destino Smart City