Destinos inteligentes: estrategia para optimizar la experiencia del viajero

Destinos inteligentes: estrategia para optimizar la experiencia del viajero

El modelo de destino turístico inteligente se basa, como subrayó recientemente Jaume Rosselló, director de Vector ITC Group Balerares, en “la sostenibilidad para garantizar el equilibrio entre el crecimiento económico, la preservación del medioambiente y la estructura sociocultural, con el objetivo último de establecer y contribuir a una actividad turística más justa, diversa y respetuosa con el territorio y sus habitantes”. Teniendo en cuenta estos aspectos, la compañía propone diseñar una estrategia orientada a optimizar la experiencia de usuario para cada una de las fases del viaje.

En este sentido sugiere los siguientes pasos para cada fase:

1.- Inicio: es necesario contar con portales turísticos multicanal, atractivos, con contenidos audiovisuales y entornos virtuales con todo tipo de información actualizada, simuladores, juegos, noticias. Asimismo Vector recomienda tener en cuenta la personalización y segmentación de clientes para ofrecerles un contenido de mayor calidad adaptado a sus preferencias.

2.- Compra: para la fase de adquisición se sugieren plataformas B2C/B2B diseñadas para la conversión, con soluciones para micropersonalizar el producto y ofertas cruzadas con estrategias de promoción en múltiples canales.

3.- Desplazamiento: en la tercera fase Vector recomienda contar con una zona privada multicanal para clientes con información personalizada, para su identificación inmediata a la llegada y disponer de un servicio de atención al viajero multicanal integrado que permita mantener la visión única de cliente.

4.- Estancia en el destino: es necesario integrar el mundo off y online en todos los dispositivos del hotel y de los servicios turísticos de la zona, además de contar con sistemas móviles y wearablesfacilitadores de procesos y de carácter lúdico, así como modelos de afiliación con terceros en la zona.

5.- Reputación: por último, para cuando la estancia ha terminado, se recomienda monitorizar la reputación en las redes sociales y sistemas de fidelización específicos para conocer la opinión de los viajeros, así como llevar una supervisión y control de todo el ámbito digital de la empresa mediante soluciones en la nube.

IDC Research España ha revelado que el mercado de la ciudades inteligentes moverá más 65.000 millones de euros para 2020, cifra que puede incrementarse hasta 680.000 millones si se incluyen países como la India, los del Golfo, Brasil y México.

Integración de las TIC

Para desarrollar un destino turístico inteligente con éxito es necesario, según la compañía, “contemplar la integración de las TIC, ya que sólo la tecnología ofrece herramientas potentes para la gestión sostenible del territorio turístico”. Algunas de sus propuestas de desarrollo para el nuevo modelo de destino turístico inteligente son:

-Ahorro en energía tradicional o sustitución por energías renovables.
-Medición de parámetros ambientale como la calidad de agua, la polución de aire, la contaminación acústica…
- Gestión eficiente de recogida y tratamiento de residuos.
-Sistemas de riego inteligente en función de la humedad y las condiciones del suelo.
-Plataformas orientadas a crear experiencias de cliente a medida y a reducir la estacionalidad.

Precisamente en lo que a las plataformas se refiere, las que desarrollan en Vector ITC Group, como explicó recientemente en un foro sectorial su consultora de Innovación, Gema Ruiz Díaz-Mariblanca, “facilita la elección de los lugares a visitar dentro del destino turístico inteligente, con el objetivo de evitar la confluencia de muchos usuarios en los mismos puntos, reduciendo así el impacto en la calidad de vida de los residentes, “proporcionan al turista todo lo que necesita saber sobre lo que sucede y sucederá en el lugar que ha elegido como destino. Son muy flexibles e integrables con otros sistemas, y adecúan la información según el turista, adaptándose a sus gustos y preferencias, contribuyendo así a optimizar la experiencia de usuario”.

Este tipo de plataformas también están orientadas a las empresas proveedoras de servicios turísticos, ya que permiten programar las campañas de marketing, adecuándolas por proximidad, fechas y gustos de los clientes, optimizando así el rendimiento de los anuncios y las conversiones. El uso de machine learning permite, según señalan las mismas fuentes, que las ofertas que se muestran en los banners publicitarios se seleccionen con mayor precisión, lo que a su vez aumenta la efectividad de las campañas hasta en un 50% y combate la estacionalidad turística con éxito.

Además del machine learning, el big data “facilita la elección de los lugares a visitar dentro del destino turístico inteligente, con el objetivo de evitar la confluencia de muchos usuarios en los mismos puntos, reduciendo así el impacto en la calidad de vida de los residentes. Si en un destino llegan a la vez dos cruceros de 10.000 turistas, es necesario establecer puntos de atracción turísticos diferentes para impedir que haya aglomeraciones. O ante un día de lluvia, cuando la ciudad se colapsa de coches con la correspondiente necesidad de parking, si se dispone de la ubicación del turista se le puede dirigir a diferentes puntos y promocionar el entorno”, según opina Rosselló.

Destinos inteligentes: estrategia para optimizar la experiencia del viajero