La impresión 3D gana terreno en el mundo industrial

La impresión 3D gana terreno en el mundo industrial

Impresión 3D

Sus nuevas aplicaciones y posibilidades tecnológicas están revolucionando el sector de la fabricación.

El suizo Christophe Guberan, el Self-Assembly Lab del MIT y el conocido fabricante de muebles Steelcase han colaborado para crear una nueva tecnología de impresión 3D ‘líquida’ que añade una característica más que interesante respecto a otras ya conocidas: la velocidad.

La impresión 3D se realiza mediante un inyector en un cubo relleno de un gel especial, lo que permite crear objetos más voluminosos fácilmente. Aseguran que, además, se pueden utilizar diversos materiales de impresión y el hecho de que sea bastante más rápido que una impresora 3D convencional supone una gran ventaja. Por otra parte, las piezas resultantes tienen mejor calidad, aunque sea difícil de apreciar a simple vista.

 

Seguridad: llaves de titanio 

Otra de las nuevas aplicaciones de la tecnología de impresión en 3D tiene relación con el tema de la seguridad física: llaves impresas con titanio que son casi imposibles de copiar.

La llave Stealth unifica a la antigua/moderna (por difícilmente reemplazable) tecnología de la reproducción de llaves metálicas con la novedosa técnica de la impresión 3D de metales. El resultado es una llave de titanio de la cual no es fácil sacar un molde para duplicarla, ni hacer una copia, ni reproducirla a través de una fotografía desde la distancia.

Una de las ventajas de usar la impresión 3D (en este caso mediante el fundido selectivo de metal usando un láser) es que la llave incorpora pequeñas estructuras que quedan ocultas de la vista, de los moldes y de las fotografías.

Según su diseñador, tratar de reproducir una de estas llaves (sale a casi 200 euros la unidad) usando métodos de fabricación convencionales sería imposible o al menos muy costoso, mientras que fabricarlas con impresión 3D es relativamente simple.

Ver vídeo:

 

La impresión 3D gana terreno en el mundo industrial